El cuervo.

Todo el veneno y todo el odio han ido adentrándose poco a poco, creando una membrana oscura recubriendo lo que late dentro de mi pecho, dejando pocas partes vulnerables a tanta mierda.

Donde al pinchar debería correr un hilo de sangre, se rompe la aguja dejando intacto el mecanismo que oxigena lo que da brillo a mis ojos. El tejido cicatrizal que me recubre por completo hace las veces de armadura, después de tantas y tantas puntadas hirientes que en lugar de hundirme han formado el escudo que te agota; al principio me hundías, ahora observo incrédula y me corroe la incógnita no resuelta, por intentar entender qué hay en mí que te provoque tal aversión.

Tengo el corazón negro de todas las veces que me has deseado cosas malas y la suerte ha seguido sonriéndome mientras yo le cogía la mano.

Es cierto que en ocasiones me sobrecoge que me quieras tanto mal, y otras sin más, me fascina la cantidad de odio capaz de guardarse dentro de una única persona.

El día que te abras en canal te van a salir litros de alquitrán de dentro.

Tampoco es que esté diciendo ser la santa que no soy, porque probablemente merezco cada ápice de tus malas intenciones; lo que quiero decir es que siempre es curioso el sacrificio de la felicidad propia por odiar a muerte a otros, al menos para mí.

Al final el odio es como el amor, une y ata con fuerza en contra de la voluntad de quien lo sufre.

Ahora el cuervo nos mira y sonríe.

Seguimos ligadas la una a la otra por el odio profundo que nos hemos jurado.

La magia del privilegio.

El privilegio sesga y no te deja ver más allá de tu propia nariz. Nos ciega y nos aísla de las realidades distintas de las que orbitan alrededor de nuestros pies. Nos convierte en seres incapaces de reconocer el dolor ajeno de aquél que nos dice que estamos generando un daño. Nuestras situaciones de poder  pisotean las manos y las almas de aquelles que el sistema ha relegado a tener menos por ser diferentes. Nos separa del lado más cruel de una realidad que no espera, no acompaña y no cuida.

Continuar leyendo “La magia del privilegio.”

El tipo amarillo.

Resultan curiosos los seres extraños que no siempre se encuentran con facilidad en la tierra de la calma. Cuando sales de un casi país para llegar a la isla más comarcal de todas, demuestras algo de valentía y un poco de decisión.

El tipo en cuestión se ríe de tu cara de lunes y parece feliz en la rutina que le lleva cada día a una oficina de gente seria, y después en su bar mira juegos a cuerpo y al suelo, que le acompañan hasta lugares de locos donde se queman muñecos en hogueras y se celebran festividades paganas.

A él le debo este invento y caída al vacío así que para él va la primera patada, gracias.

 

El cobarde.

Has cambiado.- Me dijo entre descansos de una relación a punto de morir.
Como si el cambio fuese mejor que quedarse estancado en el mismo punto eternamente. Para siempre.
Pude decirle muchísimas cosas, era la oportunidad perfecta para hacerle saber que los juegos mentales y los chantajes baratos no son justos ni correctos en una relación de iguales, que quererse bien es quererse bonito y quererse libres, libres de cambiar, de ir, de volver, de crecer, de empequeñecerse, de equivocarse, de arrepentirse.

Continuar leyendo “El cobarde.”

Berlín.

Press play.

Me fui sin decirte adiós y ahora tu recuerdo tira de mí para que vuelva como la arena tira del mar y como la tierra tira de nosotros para mantenernos con los pies en el suelo.

No ha pasado ni un solo día sin que me acuerde de la sensación en mi espalda cuando me rozabas sin querer queriendo, y me mirabas la nuca a escondidas del mundo porque alguien dijo alguna vez que algunos sentimientos en algunas situaciones no son correctos. Pero cómo podía no ser correcto si te sentía en el torrente de mis venas y eras un pellizco atravesado en las entrañas.

Continuar leyendo “Berlín.”