Disnea.

Con la sensación constante de estar atrapada en la corriente que me arrastra, sin aire y a punto de desvanecerme en algún momento, grito sin voz exigiendo a lo que me zarandea que me ahogue del todo o me escupa en cualquier orilla fangosa hasta gatear a tierra seca.

Y justo ahí, justo en el punto entre quedarme sin aire del todo o salir a la superficie, entre imágenes borrosas que me impiden aclarar si me encuentro más cerca del principio que del fin, Continuar leyendo “Disnea.”

El cobarde.

Has cambiado.- Me dijo entre descansos de una relación a punto de morir.
Como si el cambio fuese mejor que quedarse estancado en el mismo punto eternamente. Para siempre.
Pude decirle muchísimas cosas, era la oportunidad perfecta para hacerle saber que los juegos mentales y los chantajes baratos no son justos ni correctos en una relación de iguales, que quererse bien es quererse bonito y quererse libres, libres de cambiar, de ir, de volver, de crecer, de empequeñecerse, de equivocarse, de arrepentirse.

Continuar leyendo “El cobarde.”

Berlín.

Press play.

Me fui sin decirte adiós y ahora tu recuerdo tira de mí para que vuelva como la arena tira del mar y como la tierra tira de nosotros para mantenernos con los pies en el suelo.

No ha pasado ni un solo día sin que me acuerde de la sensación en mi espalda cuando me rozabas sin querer queriendo, y me mirabas la nuca a escondidas del mundo porque alguien dijo alguna vez que algunos sentimientos en algunas situaciones no son correctos. Pero cómo podía no ser correcto si te sentía en el torrente de mis venas y eras un pellizco atravesado en las entrañas.

Continuar leyendo “Berlín.”

Tres veces no.

Aunque parezca el título de una película mala tú y yo nos hemos negado tres veces como el que niega que miente en la escena del crimen.
Nunca debimos ser. Pero fuimos y estuvimos en una galaxia que ahora nos queda a años luz y nos convierte en absolutos desconocidos.
Fue un error.
La piedra en el camino.

Continuar leyendo “Tres veces no.”

Vuelta al Big Bang.

Hoy he vuelto a pasar por dónde empezó todo.

He pasado por donde te miré por primera vez como te miro ahora y las puertas del parque estaban abiertas de par en par, exactamente igual que la primera madrugada que me acompañabas a casa caminando despacio para no llegar nunca.

He pasado y el tiempo también.

Continuar leyendo “Vuelta al Big Bang.”