Si me lo hubieses pedido.

– Si me lo hubieses pedido, me habría ido contigo. Lo habría dejado todo por irme contigo. Si hace 3 años, cuando nos despedimos, me hubieses pedido que cruzase medio mundo solo para venir hasta aquí, contigo, habría dicho que sí. Te habría dicho que sí un millón de veces. No habría dudado ni una milésima de  segundo, habría gastado mi vida en esta ciudad, o en cualquier otra, te habría seguido una y otra vez, todas las veces que me lo hubieses pedido. Y ahora estaríamos tirados en el sofá viendo cualquier película horrible en lugar de estar diciéndonos adiós por enésima vez. Pero jamás me lo habrías pedido, jamás me lo pedirías, no das pasos egoístas, porque sabes que el amor no es eso, porque sabes que el amor no es así. Solo quería que lo supieras, que habría dicho que sí, por si  alguna vez pensaste en pedírmelo. Eso, y que cuando te fuiste, se paró el mundo.
 
– …Si me lo hubieses pedido, me habría quedado. Lo habría dejado todo por quedarme contigo.
 
– Jamás te lo habría pedido.
 
– Yo tampoco.
 
 
 
FIN.