La tormenta.

Siempre me había gustado el frío hasta que he tenido motivos para temer sus posibles consecuencias. Nunca pensé que me refugiaría huyendo de algo que siempre he adorado, que acabaría buscando el sol antes de poner los pies en la calle. Siendo sinceras, tampoco pensé nunca que acabaría teniendo al propio sol en brazos en el salón de casa, mientras el tiempo corre en nuestra contra robándonos la oportunidad de quedarnos congeladas en estos mágicos instantes para siempre.

Sí, has llegado.

Continuar leyendo “La tormenta.”